Voces de la huelga de Hunts Point

0

La huelga Hunts Point Market está en su sexto día y ha ido creciendo en notoriedad y fuerza. Cada día, cientos de trabajadores se unen al piquete de 24 horas frente Hunts Point Market. A pesar de no cobrar, se quedan todo el turno, incluido el nocturno. Con un frío glacial, abrigados y de pie entre cubos de basura ardiendo para mantenerse calientes, los trabajadores permanecen en el piquete toda la noche. 

“No es tan diferente de mi trabajo habitual”, me dice Fila, uno de los trabajadores en huelga. “En invierno, no tenemos calefacción. En verano, no tenemos aire acondicionado. Y tenemos que comprar y pagar nuestros guantes, nuestra ropa de invierno”. 

Lo único que piden los trabajadores es un aumento de un dólar por hora y mejores prestaciones sanitarias. Eso es todo. 

“El coste de la vida ha subido, no nos alcanza para vivir”. Fila lleva 32 años trabajando en la empresa. Emigró a Estados Unidos desde México cuando era un adolescente y me habló de su amor por la literatura, como las obras de Antoine de Saint-Exupéry y Gabriel García Márquez.

Marcos, otro trabajador, explicó: “Se acabó el contrato y nos ofrecieron un aumento de 32 centavos. Muchos de los chicos murieron conmigo aquí. Mantuvimos este lugar abierto. No creo que sea justo… Mientras, los jefes estaban en casa. Yo estaba aquí trabajando para ellos. Somos trabajadores esenciales. Mantuvimos su negocio abierto. Significa algo para mí. Deberíamos ser apreciados. Tienen dinero, tienen millones. No lo compartieron con nosotros. Nos merecemos eso o más”. 

Cuando llegué al piquete, Marcos, un puertorriqueño que lleva más de 20 años trabajando en Hunts Point, tenía un libro sobre la Rebelión de los Teamsters, de Farrell Dobbs. Explicó que está leyendo el libro porque “te enseña cómo empezó el sindicato. Quiero aprender más. Quiero tener más poder. Quiero que más gente tenga un sindicato. Porque sin un sindicato, vamos a perder poder en este país. Así que, cuanto más conocimiento obtenga, mejor seré”.  Trabaja en el turno de noche: de 8 de la tarde a 5 de la mañana, de domingo a jueves. 

Marcos continuó diciendo: “Quieren que paguemos el seguro médico. Y aquí ha muerto gente. Y no quieren aumentarnos un dólar y no quieren pagar el seguro médico. Quieren que paguemos un seguro médico para nuestra familia. No creo que esté bien”. 

Y no es mucho pedir. Estos trabajadores trabajaron durante toda la cuarentena. Marcos me contó lo duro que fue dejar a sus hijos cada día. “Incluso lloraban”, explicó. Sabían que era peligroso que su padre fuera a trabajar durante la cuarentena. 

Otro trabajador, Máximino, dijo: “Mis hijos se preocupan cada vez que vengo aquí. ‘Podrías enfermarte, papi. Podrías tener un accidente’. Y yo les digo que no, que es mi trabajo y que es un trabajo que me gusta. Lo hago con amor y esfuerzo”. 

Y, efectivamente, es peligroso. Al menos seis trabajadores de Hunts Point murieron de COVID a lo largo de la pandemia, y 300 se contagiaron. Un trabajador me dijo que, mientras hablamos, un compañero de trabajo está luchando contra la enfermedad. Y aunque los trabajadores de Hunts Point Market son trabajadores esenciales, no recibieron ninguna paga extra por riesgo durante la pandemia. De hecho, algunos dijeron que en los primeros días de la pandemia, cuando se extendió por la ciudad, los jefes no les proporcionaron ningún EPP (elemento de protección personal); tuvieron que conseguirlos a través del sindicato. Y este es un trabajo peligroso incluso sin pandemia. Jonathan me contó que los trabajadores a veces se rompen las piernas en el trabajo: “Se trata de maquinaria pesada. Es fácil lastimarse si no se tiene cuidado. Se necesita mucha formación para hacer este trabajo”.

Máximino dijo: “El trabajo que tenemos es duro. No lo puede hacer cualquiera. Te cansas mucho físicamente y también psicológicamente. Ahora mismo hay 60 camiones y no tienen gente para descargarlos. ¿Por qué? Porque nos necesitan. Han traído gente nueva para trabajar. Pero no pueden. Pero nosotros somos los que sabemos hacerlo. Hay que formarlos”. Mirando alrededor del piquete y señalando a los compañeros más viejos, continuó: “Por eso estoy tan agradecido a mis compañeros más viejos. Algunos llevan aquí 20, 30 años. Dejaron toda su vida en Hunts Point Market. Nos enseñaron a los jóvenes a trabajar con las máquinas. Y ahora nos enseñan a luchar”. 

La rabia contra los jefes -la pura desigualdad- la sienten todos los trabajadores. “Se han enriquecido gracias a nosotros”, explica un trabajador tras otro. Jonathan, un trabajador más joven cuya pareja es trabajadora de la sanidad, habló del hecho de que los jefes tienen un “salón de cinco estrellas con cocina, calefacción, aire acondicionado y todo” mientras que los trabajadores tienen que comer en sus coches. Además, cuando tienen que pedir un día libre por enfermedad, dada la naturaleza extenuante de su trabajo… Tienen que presentar una nota de enfermedad del médico para que les paguen ese día.

Fila explicó: “Este es el mayor mercado mayorista en el área triestatal” – en realidad es el mayor del mundo. “Los jefes son multimillonarios. Tienen jets privados, tienen mansiones. Tienen las mejores condiciones de vida. Y no es justo para nosotros, los trabajadores, que les hacemos millonarios. Somos su médula espinal”. 

Mientras tanto, los jefes dicen a los trabajadores que deberían contentarse con tener un trabajo. Máximino explicó que el aumento de 32 centavos era “denigrante”. “Gracias a nuestro esfuerzo se han hecho multimillonarios. Y ellos no lo ven así. Creen que están haciendo caridad. Esto no es caridad”. 

Como explicó Marcos, los trabajadores acudían, día tras día, y se jugaban la vida. Pero a los jefes no se les vio por ninguna parte durante toda la cuarentena. 

Y, en efecto, estos trabajadores son esenciales. Son el mayor mercado de productos al por mayor del mundo. “¿Recuerdan cuando todo el mundo tenía miedo de que los supermercados no pudieran abastecer sus estantes? Bueno, la razón por la que pudieron hacerlo es por estos trabajadores”, dijo Rebecca, una maestra que asistió al piquete en solidaridad. Es cierto. Estos trabajadores son fundamentales para alimentar a gran parte de la zona triestatal de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, e incluso más allá, pero tienen dificultades para alimentar a sus propias familias.

El mercado de la terminal de Hunts Point ha recibido hasta 15 millones de dólares en préstamos del Programa de Protección de Salarios del gobierno federal para mantener sus operaciones y seguir pagando los abultados salarios de sus jefes durante la pandemia. 

“Hemos estado aquí partiéndonos el lomo cada noche, sin importar la lluvia o la nieve, enfermos o sanos, para mantener a nuestra familia. Estuvimos aquí durante el huracán Sandy y el COVID. Por eso luchamos por un aumento de un dólar”, dice Gerson Castillo, trabajador del mercado. De hecho, los trabajadores de Hunts Point llevan más de 10 meses acudiendo a diario para seguir suministrando productos frescos a millones de personas en todo el país durante la pandemia. 

En la primera noche de huelga, los trabajadores intentaron bloquear la carretera para impedir que los camiones entraran y descargaran. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, envió dos docenas de policías antidisturbios para disolver un pequeño piquete. Al menos cinco personas fueron detenidas.

Anoche, los trabajadores pudieron bloquear un autobús que transportaba las patatas y las cebollas para todos los McDonald’s de esta parte del país. Un trabajador explicó que probablemente por eso sus jefes volvieron a la mesa de negociación a la mañana siguiente. “Todos estos tipos que están aquí de la noche a la mañana tenían el poder de hacerlo”. Los trabajadores lo saben: ese es el poder de una huelga. 

Ha venido gente de toda la ciudad de Nueva York en solidaridad para apoyar a estos trabajadores en huelga. Anoche, más de media docena de trabajadores sanitarios con sus batas sostenían carteles en los que se podía leer “¡Trabajadores sanitarios en solidaridad! Los trabajadores esenciales se unen”. Mike Pappas, un médico que asistió al piquete, dijo: “Estos trabajadores son esenciales. Son los que mantuvieron la ciudad de Nueva York en funcionamiento durante la pandemia”. Miembros de Black Lives Matter New York City también acudieron a mostrar su solidaridad, junto con miembros de otras organizaciones comunitarias. El DSA de Nueva York también estuvo presente, ayudando a organizar la solidaridad y la entrega de alimentos para los huelguistas. Los políticos también se acercaron, probablemente animados por Alexandria Ocasio Cortez, que no fue a la inauguración y en su lugar acudió al piquete. 

Esta solidaridad es esencial, y los trabajadores lo saben. Tienen el poder de detener la producción y el poder de detener los beneficios de la patronal. Como dice Marco, “es nuestra casa”. Su huelga es muy poderosa. Pero es la solidaridad la que mantiene el ánimo, la que resalta sus historias y evita que los medios de comunicación los demonicen. Y en los piquetes se aprenden las lecciones más importantes; se forja la solidaridad más profunda de la clase trabajadora; y eso es lo que está ocurriendo en Hunts Point. Cuando los trabajadores se mantienen unidos, ganan. 

Marcos dijo: “Los trabajadores de todo el mundo tienen que levantarse. Necesitamos respeto. Y si otros trabajadores van a la huelga, el Local 202 estará allí para apoyar, como todos ustedes nos están apoyando ahora”.

About author

Tatiana Cozzarelli

Tatiana Cozzarelli

Tatiana is a former middle school teacher and current Urban Education PhD student at CUNY.